24/09/2017 DERECHOS HUMANOS

El Centro de Víctimas de Violencia, desde una construcción artística y artesanal

El taller de arte está integrado por mujeres que asisten al centro luego de haber pasado por una situación de violencia familiar. ElDIARIO de la Región rescató el proceso de construcción colectiva de estas personas en un contexto de incertidumbre y falta de prepuesto para la problemática.

img El grupo “Elegí Vivir” se reúne todos los lunes en el espacio del CAVV, cuyo local peligra su continuidad tras vencerse el contrato de alquiler.

Todos los lunes a partir de las 14.30 un grupo de mujeres se acerca al lugar donde funciona el Centro de Atención a Víctimas de Violencia (CAVV). La puerta más grande de López y Planes 157 permanece abierta y, a pesar de la hora sacra de la siesta, las personas son puntuales.

El taller de arte para las mujeres que asisten al CAVV funciona desde el 2012, unos de los profesores, Dante Arias, habló con elDIARIO de la Región para explicar cómo funciona esta espacio y cuáles son los objetivos del mismo. Hay varios talleristas que sostienen el espacio a la par de las mujeres que están desde el inicio, las que se suman regular y no tan regularmente. También acompañan siempre las coordinadoras Maria Elena Hertel, trabajadora social y Cecilia Vallejos, psicóloga.

El equipo de talleristas del Centro Cultural Nordeste trabaja los leguajes visuales como una manera de visibilizar un tema y detectar el conflicto que allí subyace. En una dinámica compleja pero muy similar a la problemática que tratan, el de violencia de género y familiar, el arte aquí más que técnica y estética, se transforma en el medio necesario de expresión.

Arias detalla que es todo un ejercicio de “recuperar la expresión y llegar al espíritu del conflicto”. Se asume además como una necesidad del grupo, de transitar las sombras y exponer no ya un relato legal sobre el tema sino de asumir “el rostro mismo del conflicto”.

Desde su punto di vista, Arias resume académicamente: “es poner el arte en otros espacios”. Pero las concurrentes responden desde la sencillez de lo que realmente las moviliza, “que este espacio sea nuestro, es muy importante, es mágico”, dice una de ellas. Otra cuenta que está desde el inicio y que, con idas y venidas, no ha dejado de frecuentar el CAVV porque aunque ya le dieron el alta individual, el taller sigue siendo parte de su nueva vida. “Y las aliento al resto de las chicas que vengan, porque este lugar es único para nosotras”, agrega.  “Es un espacio importante porque tenía mucho miedo y a medida que pasa el tiempo, me voy fortaleciendo”, comparte tímidamente la más nueva del grupo.    

 

LA XILOGRAFÍA

COMO METÁFORA

 

Otro punto a tener en cuenta es que el grupo “Elegí Vivir” aprende una técnica sólo para motorizarla en tanto poder contar y reflejar su propia imagen personal. Por eso la dinámica más que de aprendizaje técnico o académico tiene que ver con un compartir de experiencia, con “objetivos específicos del día a día y los momentos particulares de cada una de ellas”, comenta el profesor.

En este sentido, la xilografía “no es inocente”, expresa, ya que este modo de grabado es “afín al conflicto, ya que se ‘devasta’ el material, por distintos cortes que se van haciendo”, de allí surge “una prueba de estado” actual de lo que está transformando. Toda una metáfora en la vida de cada una de estas mujeres.

 

EL CAVV, EN UNA

SITUACIÓN CRÍTICA

 

Las coordinadoras explican que el centro de atención a víctimas continúa en “la misma situación de siempre”. Cabe recordar que a principios de agosto corrió el rumor de que el Ministerio de Salud, dependencia que alquila el local donde funciona el centro, quería desalojar al equipo interdisciplinario. Luego de un amplio acompañamiento y protesta por parte del movimiento de mujeres, y de que los demás ministerios de los cuales depende este dispositivo repudiaran la medida, una fotografía marcó el fin mediático del conflicto. Pero lo cierto es que en lo real la problemática sigue igual desde el momento en que se creó en el 2004.

A fines de este mes se termina el contrato de alquiler del edifico actual, y no hay ningún documento o resolución que especifique qué pasará con el equipo interdisciplinario. El dispositivo tampoco cuenta con un presupuesto otorgado por los ministerios de los cuales depende (Justicia, Salud y Desarrollo Social) más allá de los sueldos de las profesionales.     

 

INFORMACIÓN DE INTERÉS

 

CONTACTO​ ​CAVV. López y Planes 157. Teléfonos 0362-4452585 (fijo) 3624747247 (celular)

Atención: lunes a viernes de 7 a 18 hs. Mail: asisvictimas@gmail.com

CONTACTO​ ​GRUPO​ ​DE​ ​MUJERES​ ​“ELEGÍ​ ​VIVIR”. López y Planes 157. Reuniones: lunes de 14.30 a 16.30 hs. Mail: mujeresactivas_2014@hotmail.com.

 

 

 

EDICIÓN IMPRESA