12/07/2018 DERECHOS HUMANOS
LA JUSTICIA RESOLVIÓ NO HACER LUGAR A LA PRESCRIPCIÓN Y AVANZAR EN LA INVESTIGACIÓN

El abuso sexual en la infancia no se archiva

El Juzgado de Garantías Nº 2 de Resistencia, a cargo del juez Horacio Sandoval, hizo lugar al planteo de oposición al archivo del expediente sobre denuncia de abuso sexual contra Daniel Pacce y Noemí Alvarado. Así, la causa se elevará al equipo coordinador de la Fiscalía de Cámara que por turno corresponda. “El juez decidió dar lugar a nuestro pedido, ahora comienza un largo camino que, después de tanto horror, es esperanzador", expresaron las sobrevivientes.

img El abogado querellante, Paulo Pereyra, destacó “la importancia de que de ahora en más el Ministerio de Público Fiscal siga la línea que marcó el juez, estas causas deben ser investigadas una sanción adecuada de estos delitos gravísimos”.

Finalmente, en la mañana de este miércoles , el juez de Garantías, Horacio Sandoval, hizo lugar al planteo de oposición al archivo del expediente sobre denuncia de abuso sexual contra Daniel Pacce y Noemí Alvarado. La resolución deja sin efecto el archivo decretado por el Equipo Fiscal Nº 9 de Resistencia y eleva la causa al equipo coordinador de la Fiscalía de Cámara que por turno, corresponda. La lectura de los fundamentos fue diferida dentro del término de ley y se espera que sean difundidos en los próximos días.

La audiencia comenzó pasadas las 9 con la presencia de las denunciantes Rosalía Alvarado y María Belén Duet; su abogado, Paulo Pereyra, la fiscal Daniela Meiriño y el juez Sandoval. En la vereda del Juzgado se congregaron amistades y adherentes a la lucha de ambas sobrevivientes, así como referentes de DD. HH. y organizaciones sociales y de género.

La confirmación del rechazo a la clausura de la investigación vino de la mano de la propia Rosalía, pasadas las 11. Emocionada pero entera, Rosalía Alvarado comunicó a los y las presentes en la vereda del Juzgado la resolución judicial a favor de la continuidad del proceso: “Esto es gracias a una lucha de todos los que pasamos por este horror y queremos justicia. Consultada respecto de qué les diría quienes pudieran estar atravesando una situación similar contestó: “Anímense a hablar. Es sanador, hay que sacar el horror de encima”.

Por su parte, la otra sobreviviente, María Belén Duet planteó: “Esto es de todos, no solamente de Belén y Rosalía, se trata de una cuestión de derechos humanos y de salud pública de nuestros niños, niñas y adolescentes. La Justicia no se puede hacer la desentendida y la sociedad tampoco”.

La hermana de María Belén, Victoria sostuvo: “Además de la denuncia concreta del caso, necesitamos que la Justicia entienda que el abuso sexual es un delito complejo, que tiene características propias que hacen que no se trate de un delito común, es necesario que se vea esto”.

EL ABUSO, DESARCHIVADO

Por lo que pudo saber este matutino, la audiencia tuvo momentos de cierta tensión entre las partes y la fiscal Daniel Meiriño, se mantuvo en su postura de dar por prescripta toda acción penal al efecto. No obstante ello, el magistrado Sandoval planteó su discrepancia y efectivamente ordenó desarchivar el proceso, por lo cual la investigación pasará a la Fiscalía de Cámara.

En contacto con elDIARIO de la Región, el abogado querellante, Paulo Pereyra, destacó: “Es importante que de ahora en más el Ministerio de Público Fiscal siga la línea que marcó el juez. Estas causas deben ser investigadas una sanción adecuada de estos delitos gravísimos”.

Daniel Pacce fue funcionario durante la Gobernación de Florencio Tenev y diputado nacional por el justicialismo entre 1987-1991, tuvo un paso por demás intrascendente por el Congreso de la Nación, por lo menos en lo que a labor parlamentaria se refiere. Pacce y su esposa Noemí Alvarado (integró el Directorio del Instituto de Vivienda) tenían una vida social muy activa y era habitual que su domicilio hubiese muchos niños, hijos de amigos y allegados.

Cuando fueron atacadas por el matrimonio Pacce-Alvarado, ambas mujeres eran niñas: Rosalía tenía seis años y María Belén, tres. Desde ese momento, hasta ayer, debieron afrontar una suerte de carrera de obstáculos, primero las comprensibles dificultades para expresar lo ocurrido, luego, cuando se sintieron con la seguridad necesaria para hacerlo, porque para la ley estaba prescripta la posibilidad de denunciar. Tuvieron que esperar a la sanción de la ley N° 27206, que canceló la prescripción del abuso sexual en la infancia para poder presentar una denuncia formal y así lo hicieron el 15 de junio de 2016.

Sobrevinieron entonces las dilaciones burocráticas de la Justicia y, desde el 22 de diciembre de 2017, el sorpresivo cambio de rumbo de la fiscal Daniela Meiriño, quien luego de acompañar la denuncia, resolvió dar un giro de 180 grados y cajonear el expediente por prescripta la acción penal. En ese lapso, falleció Daniel Pacce, la semana pasada, en la impunidad judicial pero no así exento de la condena social. Con todo, su deceso no implica el final de esta historia en tanto Noemí Alvarado está denunciada con un rol protagónico en los abusos en paridad de protagonismo con el de su esposo.

Tal y como lo explicó el exjuez del Tribunal Oral Federal N º 1 de La Plata, Carlos Rozanski, el delito de abuso sexual infantil es uno de los más impunes, con una tasa de menos del 10% de denuncias, de las cuales se esclarecen apenas entre el 1% y el 2%. Es de esperar que esa situación comience a revertirse, de la mano de resoluciones judiciales como las de ayer, y sobre todo, al tranco del empuje y compromiso de mujeres como Rosalía y María Belén.

 

 

 

 

 

EDICIÓN IMPRESA