27/07/2018 DERECHOS HUMANOS
RESIDENCIA DE ADULTOS MAYORES

El "abuelazo 2.8" fue un éxito para todas las edades

En la jornada de ayer, la residencia para adultos mayores La Fabiana, celebró una kermés para celebrar el Día del Abuelo. Éste fue el segundo evento, el cual terminó con gran aceptación tanto de los residentes como de las familias de éstos.

img

En un ambiente jocoso donde los juegos y bailes tomaron el protagonismo, ElDiario de la Región dialogó con la gerente de la residencia, Valentina El Halli Obeid, quien explicó a éste matutino la importancia de “visibilizar” a la tercera edad tanto con eventos de ésta índole como con el trabajo diario que vienen efectuando desde 2014. En primer lugar comentó: “El abuelazo es una fiesta que nosotros hacemos todos los años para festejar el Día del Abuelo. Tenemos como residentes a adultos mayores que la mayoría son abuelos, efectivamente, por lo que aprovechamos para invitar a las familias de éstos a que vengan a disfrutar con nosotros y de paso hacemos mucha estimulación social, el cual es nuestro principal objetivo dentro de la residencia y que tiene que ver no solo con los cuidados sanitarios que uno necesita en esta etapa de la vida sino también con la estimulación social, para que nuestros pacientes puedan estar activos, sin la necesidad de todas las cuestiones medicamentosas, las cuales son necesarias en algunos casos, pero que también apostamos a los encuentros sociales y a los vínculos afectivos; así que fiestas como ésta lo que hace es apostar a estos vínculos y fortalecerlos”.

 

CALIDAD DE VIDA

Con respecto a cómo se trabaja en la residencia, El Halli Obeid, dijo: “La Fabiana, es una residencia de larga estadía donde tenemos principalmente como objetivo la calidad de vida de nuestros pacientes y lo trabajamos tanto desde lo social como desde el ámbito sanitario. Tenemos la suerte de tener 40 residentes, todos están muy acompañados por sus familias. También apostamos a que se fomente la amistad y formar otros lazos que son diferentes en la tercera edad. Considero también muy positivo que la prensa se acerque para que la sociedad pueda conocer otra cara de la vejez, y sobre todo visibilizar a los adultos mayores que están en residencias disfrutando de esta etapa de la vida y no con esa sensación negativa que antes se tenía”. Además, Valentina remarcó que hay una “cuestión de despersonalización de la tercera edad, es decir que todos son abuelos o todos tienen la misma historia o todos están solos, etc. Entonces para lo que se trabaja, y mucho, es para que se los siga considerando ‘personas’, dado que personas somos todo el tiempo y la dignidad la merecemos todo el tiempo”.

 

DIFERENCIAS

La gerente de La Fabiana se encargó de pormenorizar las diferencias que existe con un geriátrico, “la gran diferencia entre las residencias y los geriátricos, es que en las primeras se trabaja en base a los adultos mayores con derechos, por eso creo que es importante que la sociedad pueda ‘ver’ al adulto mayor e incluso sentirlo como parte de la sociedad y sobre todo que él mismo pueda volver a sentirse útil. La gente piensa en geriátricos y se le viene a la mente lugares feos, aislados, de maltrato y nuestra concepción de una residencia es completamente diferente. Aquí no hay horarios de visita ni momentos donde no puedas venir, siempre pueden venir y esto hace que las familias, en estos casi cuatro años que llevamos trabajando, estén muy presentes y agradezco enormemente a las familias que tenemos y que hemos tenido en este paso del tiempo, lo cual deriva en que nuestros residentes sean felices”, aclaró.

 

EL EQUIPO

La residencia La Fabiana cuenta con un nutrido grupo de trabajo, conformado por 35 miembros, entre los que se destacan profesionales de diversas áreas y colaboradores, algunos de éstos son: Belén Valenzuela, Rocio Codutti, Noelia Peña, Valeria Clerici, Luciana Blanc, Zulma Cabrera. Por último, la responsable administrativa remarcó la gran labor del equipo de enfermería, a los cuales definió como, “los trabajadores que más trabajan y a quienes hay que agradecerles infinitamente, porque son los que están todos los días con los adultos mayores”, cerró.

EDICIÓN IMPRESA