18/01/2018 EL PAÍS

Duras críticas contra el techo salarial que impone el macrismo

El triunviro de la CGT dijo que la meta inflacionaria del Gobierno es "una fantasía" de los funcionarios y alertó que la cláusula gatillo en los acuerdos paritarios "tiene que estar" para evitar la pérdida de valor adquisitivo. Después de bajarle el pulgar a la reforma laboral del Gobierno, ahora la CGT rechazó el techo del 15 por ciento que los funcionarios quieren imponer en las negociaciones salariales.

img

Juan Carlos Schmid, uno de los triunviros de la central sindical, advirtió que el porcentaje del que está hablando el Gobierno “está encerrado en una fantasía” y adelantó que “no lo va a aceptar ninguna organización”

En medio de la ofensiva contra los sindicatos, que sumó otro capítulo ayer con el decreto que eliminó la paritaria nacional docente, Schmid advirtió que desde la CGT tienen cada vez “menos confianza en lo que dice el Gobierno”. “Anuncian una cosa, por ejemplo la reforma laboral, y terminan sancionando una rebaja de jubilaciones”, enfatizó y aseveró que “es obvio que todo está ligado”. 

 

“Yo creo que el objetivo es poner de rodillas al sindicalismo”, denunció. “El Gobierno cuando habla de mafias sindicales por lo menos da un guiño para que haya una formación de opinión pública en contra de los sindicatos. Habría que preguntarse cómo sería el sistema democrático si no hubiera sindicatos en la Argentina”, añadió el gremialista. 

 

A pesar de las críticas desde los principales sindicatos contra el techo salarial, el martes pasado el jefe de Gabinete Marcos Peña aseguró que iban a trabajar para “lograr comprometernos todos con esta búsqueda de la meta del 15 por ciento”. La meta para 2018 fue recalculada a fin del año pasado, luego de que el 17 por ciento previsto para 2017 por el Ejecutivo fuera superado por ocho puntos y disparara las cláusulas gatillo incluidas en algunas negociaciones salariales. 

 

También aseguró que “nunca estuvo en discusión la reforma previsional”, que el Gobierno aprobó en diciembre en medio de una escalada de violencia. “Da toda la sensación de que nos estuvieron entreteniendo para sancionar la reforma previsional y arrojar un manto de desgaste sobre la conducción de la CGT”, acusó el Schmid, quien apuntó directamente contra los gobernadores que permitieron su aprobación: “La sanción de la reforma previsional es un costo que innecesariamente han querido asumir los gobernadores, que se hagan cargo de eso. Porque es de naturaleza anti popular que va a tener de alguna manera su respuesta”. 

 

DAER SE SUMÓ A LAS CRÍTICAS

 

Tras el repudio de Juan Carlos Schmid, otro miembro de la cúpula de la central obrera advirtió que la pretensión del Gobierno de poner un piso del 15 por ciento a las paritarias es inviable. Héctor Daer, secretario general de Sanidad, aseguró que la CGT quiere “garantizar que no se pierda el poder adquisitivo”, y advirtió que “es difícil hacer futurología con una economía tan inestable”. “No vamos a correr el riesgo de que nos digan 15 por ciento, cuando después la inflación puede ser de 17, 18 o 20 por ciento”, adelantó.

 

Además se refirió a la reforma  previsional y a los tarifazos. “Si los jubilados van a perder poder de compra porque se les va a extraer casi 100 mil millones y a los asalariados les bajamos el poder de compra, el país no funciona, no crecerá”, advirtió el dirigente sindical, quien insistió en que nadie puede predecir el porcentaje de las próximas paritarias con índices de inflación tan altos. “¿Quién puede garantizar lo que va a pasar?”, se preguntó.

 

EDICIÓN IMPRESA