20/09/2017 DERECHOS HUMANOS

Desaparecidos: la búsqueda que no cesa

Fue presentado el primer informe de la “Unidad de búsqueda de personas desaparecidas vinculadas a la provincia de Chaco”. En la región, hay una lista de por lo menos 16 personas víctimas de desaparición forzada.

img

Este martes por la mañana, en el Salón Obligado de la Casa de Gobierno fue presentado el primer informe de la Unidad de Búsqueda de Personas Desaparecidas Vinculadas a la Provincia de Chaco, sobre los avances en los trabajos de inspección en localidades costeras de Corrientes y también en la Casa de la Memoria.

La Unidad de Búsqueda fue creada mediante un convenio entre la Subsecretaría de Memoria Verdad y Justicia de la Secretaría de Derechos Humanos y el Colectivo Arqueológico, Memoria e Identidad de Tucumán (CAMIT) para la planificación y desarrollo de tareas de en sitios clandestinos de enterramientos individuales o colectivos y capacitar al personal para las tareas de terreno en la identificación de restos óseos de víctimas del plan sistemático de desaparición forzada implementado por el terrorismo de Estado. Cabe destacar que tan sólo en la región hay una lista de 16 personas desaparecidas, entre víctimas de la Masacre de Margarita Belén, dirigentes e integrantes de Ligas Agrarias, y demás militantes durante los años 60 y 70.

El gobernador, Domingo Peppo, encabezó la presentación del documento, acompañado por el intendente de Resistencia, Jorge Capitanich, el secretario de DD. HH., Juan Carlos Goya, la subsecretaria de Memoria Verdad y Justicia, Silvia Robles, la jueza federal Zunilda Niremperger, la candidata a diputada Elda Pértile y demás funcionarios.

Peppo destacó: “El rol del Estado es brindar herramientas fundamentales para avanzar en los procesos, a fin de realizar un trabajo meticuloso en la provincia y la zona, como se está dando. Este informe, es parte de un trabajo exhaustivo que se viene realizando”.

El secretario de Derechos Humanos, Juan Carlos Goya, destacó la búsqueda de la verdad y la justicia en la provincia a través de la decisión política del exgobernador Jorge Capitanich y del gobernador Domingo Peppo. “Chaco es la única provincia que tiene establecido un mecanismo permanente de trabajo, estamos muy orgullosos”, celebró.

“Se trabajó y se realizó un relevamiento testimonial de más de 60 personas, en su mayoría pescadores, los que presentaron testimonios de enterramientos tanto colectivos como individuales en la zona”, explicó la subsecretaria de Memoria Verdad y Justicia, Silvia Robles. Asimismo, Robles remarcó el papel de Amanda Mayor de Piérola, Edwin Tissembaum, y de la agrupación HIJOS Chaco, así como del Registro Único de la Verdad de la Comisión Provincial por la Memoria, como antecedentes directos en la temática.

UNIDAD DE BÚSQUEDA

Luego de las palabras de los representantes de Gobierno, los integrantes de la Unidad de Búsqueda Paola de los Santos, de la Secretaría de DD. HH. de la Provincia, Alvarinho Piérola, sobrino del desaparecido Fernando, una de las víctimas de la Masacre de Margarita Belén, y los antropólogos de CAMIT Alejandro Leiva y Ruy Zurita compartieron con el público presente los pormenores del trabajo que vienen realizando.

Los trabajos de investigación se realizaron en localidades costeras de Corrientes, en Derqui, Empedrado, Bella Vista y Goya. La delimitación del campo fue establecida en base a los antecedentes testimoniales y judiciales basados en la aparición de cuatro cuerpos en el balneario de Empedrado a fines de 1976, los que fueron enterrados en el cementerio local como NN. Tras la inhumación de restos realizada en 2006, ese mismo año se pudo establecer que uno de ellos correspondía Rómulo Artieda, desaparecido correntino. En 2014, se logró identificar al militante desaparecido en la Masacre de Margarita Belén, Julio Andrés “Bocha” Pereyra.

CUERPOS EN EL RÍO

Este hallazgo implicó el inicio de la línea investigativa en la cuenca del Paraná. La investigación comenzó en 2015, de modo extraoficial, en Empedrado y Bella Vista, por parte de Álvaro Piérola, en un paciente trabajo con lugareños y pescadores a raíz del hermetismo que aún persiste en la zona. “Esa gente también es víctima de la dictadura, lo que vivieron luego del 76 fue muy fuerte; avistaban cuerpos en el río, sin dedos, con abdomen abierto, y denunciaban a Prefectura pero no eran escuchados, los sometían a tramites y cuestiones burocráticas, y si insistían eran amedrentados y reprimidos”.

Por ello, muchos pescadores comenzaron a empujar los cuerpos para que siguieran su curso por el río. Pero hubo otros que no. “Por convicciones cristianas muchos los enterraban en el fondo de sus casas, y les hacían una cruz y un ritual y gracias a esa actitud que tuvieron ellos podemos contar con estas historias”.

22 ATAÚDES

También, se reunieron testimonios de trabajadores del cementerio de Empedrado sobre tumbas NN y el de un carpintero de la zona que relató un encargo de 22 cajones a pedido del Municipio entre 1976 y 1977. Se realizó una planimetría en la zona -cementerio viejo- y se identificaron varias tumbas, todo lo cual fue incorporado como prueba al expediente que se sigue en loa Fiscalía de Corrientes para tramitar las respectivas exhumaciones.

CAMIT

Por su parte, el antropólogo Alejandro Leiva brindó detalles de la metodología en los relevamientos en el terreno y señaló la importancia de actuar con prontitud debido a dos factores que atentan contra el reconocimiento de los restos: el “dinamismo” en el ambiente, sujeto a alteraciones en su topología por el arrastre que producen las aguas y “la sedimentación” que afecta las muestras óseas y dificulta su identificación. Asimismo, el antropólogo Ruy Zurita destacó: “Nada de esto sería posible sin los aportes de los familiares de las víctimas y organizaciones, el Chaco es la única provincia que sigue trabajando está temática en la búsqueda de Memoria Verdad y Justicia”.

EDICIÓN IMPRESA