12/01/2018 LA CIUDAD

Déficit habitacional y perspectivas

El intendente de la ciudad de Resistencia analizó el déficit habitacional de la provincia, que alcanza a 57.000 viviendas aproximadamente. Propuso encarar la construcción de unas 5.000 viviendas, lo cual implicaría promover “una reactivación de no menos de 10.000 empleos formales en forma directa e indirecta” afirmó.

img “Es preciso advertir que este déficit era superior a las 100.000 viviendas en forma previa a 2007”, señaló Capitanich.

En la República Argentina en el período 2003-2015 se construyeron 1,2 millones de soluciones habitacionales y las demandas de nuevas viviendas ascienden a 1,5 millones de unidades en todo el país. En tanto, existen dos millones de viviendas que presentas deficiencias en metros cuadrados o en calidad. En el período de gobierno 2007-2015 la construcción de viviendas, llegó a 60.000 soluciones habitacionales, considerando 45.000 nuevas. Esto constituye un récord histórico pues en el período 1973-2007: es decir, en 34 años anteriores sólo se habían podido construir cerca de 50.000 soluciones habitacionales. Así surge de un análisis realizado por el intendente respecto del tema.

En ese sentido, refirió que el déficit habitacional de la provincia alcanza a 57.000 viviendas aproximadamente. Para paliar este faltante propuso encarar la construcción de unas 5000 viviendas, con una estructura de financiamiento de 5000 millones de pesos para “financiar parte del terreno, subsidiar tasas de interés y articular un sistema de contratación de la construcción de obras e infraestructura con empresas y cooperativas conjuntamente con una red de proveedores de ladrillos, cemento, cal, arena, aberturas, sanitarios y demás bienes intermedios e insumos necesarios para la ejecución de las viviendas. El monto de 5000 millones de pesos puede alcanzar a casi 5.000 viviendas que promovería una reactivación extraordinaria en la actividad económica creando no menos de 10.000 empleos formales en forma directa e indirecta”, sostuvo.

 Además, manifestó que este acuerdo que debe involucrar al Nuevo Banco del Chaco, al gobierno de la provincia, a los gobiernos municipales para que constituyan un banco de tierras y contribuyan con el terreno, los consorcios de ladrilleros para garantizar la provisión de productos de buena calidad en tiempo y forma, los proveedores del resto de los materiales y el Instituto Provincial de Desarrollo Urbano y Vivienda conjuntamente con las cooperativas y empresas que voluntariamente deseen acceder a la operatoria.

 

 

 

EDICIÓN IMPRESA