23/09/2017 DERECHOS HUMANOS
CAUSA CABALLERO II

Declaró Rodríguez Valiente y negó todas las acusaciones en su contra

​ La audiencia contó con tan sólo una declaración indagatoria, la del represor José Rodríguez Valiente, que negó todas las acusaciones en su contra y manifestó su inocencia. La causa pasó a cuarto intermedio hasta el 17 de octubre, cuando será el turno de Gabino Manader, Luis Alberto Patteta y demás imputados.

img

En la mañana de este viernes en el Tribunal Oral Federal de Resistencia, comenzó la etapa de toma de declaraciones indagatorias a los imputados en el juicio oral denominado Caballero II, por crímenes de lesa humanidad en la ex Brigada de Investigaciones durante el terrorismo de Estado, con las palabras ante el tribunal y las partes del expolicía José Francisco Rodríguez Valiente, oficial sumariante en la citada repartición policial entre 1975 y 1978 y señalado por varios sobrevivientes como uno de los torturadores más despiadados.

Rodríguez Valiente negó todas las acusaciones en su contra y al igual que en oportunidades anteriores sostuvo que su accionar se limitó a tomar declaraciones formales a las personas detenidas por cuestiones políticas, sin apremios de ningún tipo, ni participación en su alojamiento en los calabozos de la ex Brigada. En esa línea, descalificó la totalidad de los testimonios recabados a lo largo del juicio.

Cuestiones formales que no guardan relación con la lógica normal de funcionamiento de la ex Brigada en tanto debajo de las secciones administrativas del organigrama fue ampliamente demostrado que funcionó un centro clandestino de detención a opositores políticos, el centro neurálgico de la represión estatal en la región. Rodríguez Valiente ya fue condenado a 25 años en una causa anterior por 15 hechos de tortura, y también se encuentra imputado en un expediente por asesinatos y desapariciones a integrantes de Ligas Agrarias, proceso en vías de ser elevado a juicio oral.

CÓMO SIGUE

Las indagatorias a los demás imputados en el proceso continuarán 17 de octubre, por lo cual la etapa de alegatos que debía comenzar ese día será postergada, se calcula en los días cercanos a esa fecha. En ese grupo figuran Gabino Manader y Luis Alberto Pateta, este último quizás lo haga por videoconferencia, desde la ciudad de Buenos Aires, ya que se encuentra cumpliendo condena en Campo de Mayo y según manifestaron desde el tribunal hay una serie de cuestiones que dificultan su traslado a la sede del TOF de Resistencia.

Cabe recordar que en el presente proceso se juzga la comisión de delitos de tormento psíquico y físico agravado por la condición de detenido político de la víctima (militantes de Ligas Agrarias, de PRT, y de la Juventud Universitaria Peronista), privación ilegítima de la libertad, desaparición forzada de personas, y un caso de violación tomado como crimen de lesa humanidad, hecho inédito en el procesamiento global al genocidio en la región.

“YO NO FUI”

“Estoy preso desde hace más de 11 años, no sé dónde estaban alojados los detenidos, no miré porque no tenía razón de ser”, “Graciela de La Rosa (exdetenida política, esposa del fusilado en la Masacre de Margarita Belén Patricio Blas Tierno, declaró en el presente juicio y afirmó que la violación a detenidas era una práctica sistemática en la Brigada) no se manejó con veracidad”. “Mauricio Berger fue detenido en dos ocasiones, en 1976 y en 1979, y relató que fue torturado en 1979, pero en esa fecha yo estaba en Sáenz Peña”, textuales de Rodríguez Valiente, que comenzó su declaración pasadas las 10 de la mañana y culminó cerca del mediodía.

Habló con soltura y un buen manejo del expediente del juicio oral, pero perdió la tranquilidad cuando se le consultó por su desempeño en el interior provincial y sobre las condiciones de detención de las personas detenidas en la ex Brigada, dos cuestiones que lo apartan de su línea defensiva de atenerse a la formalidad burocrática y desconocer las operaciones clandestinas que se le imputan.

Justamente, cuando se “atajó” diciendo que no podría haber tomado parte en torturas en 1979 en la ex Brigada en Resistencia porque en ese entonces según su legajo cumplía funciones en Sáenz Peña, desde la Fiscalía se le preguntó si había sido jefe de operativos realizados contra las Ligas Agrarias en el interior provincial.

“Me preguntan cosas que no tienen que ver con esta causa” se quejó, visiblemente molesto. El presidente del Tribunal, Eduardo Belforte, le aclaró que tenía a derecho a no responder, pero de todos modos lo hizo: “La Brigada en Sáenz Peña constaba de tan sólo diez efectivos, y tenía dependencia directa con la Unidad Regional 2”, sostuvo.

El fiscal Diego Vigay volvió a la carga: “¿Entre esos efectivos de la Brigada estaban bajo su mando los agentes Chávez y Safenraiter?”. Acorralado, Rodríguez Valiente afirmó: “La pregunta no tiene pertinencia y voy a responder en otro momento”.

Chávez y Sanferraiter son dos agentes de Policía imputados, cuatro están procesados por el homicidio agravado de los referentes Ñaró Gómez Estigarribia y Carlos Piccoli. En este proceso, a Rodríguez Valiente se le imputa el delito de encubrimiento de ambos homicidios con la acción de fraguar un supuesto enfrentamiento.

El hijo de Rodríguez Valiente estuvo presente en la sala de audiencias, por primera vez en los debates y asistió a la declaración del padre con atención, al igual que los imputados Gabino Manader, Albino Luis Borda, Jorge Ibarra, y Héctor José Marin, presentes en la sala del TOF, mientras que los militares (re) Luis Patetta, José Tadeo Bettolli, y el policía Miguel Pellozo, lo hicieron por videoconferencia desde sede judicial en Buenos Aires.

Antonio Musa Azar Curi y Miguel Garbi, lo hicieron también por videoconferencia, pero desde Santiago del Estero. Enzo Breard y Ramón Meza, también están imputados pero en virtud de su delicado estado de salud se los libera de la asistencia a los debates y permanecen con prisión domiciliaria.

“SUMARIANTE SUBVERSIVO”

Rodríguez Valiente ingresó a la Policía de Chaco el 1 de enero de 1971. Ascendió a oficial ayudante el 25 de enero de 1973 y formó parte de la Brigada de Investigaciones de la Policía desde el 8 de mayo de 1975 hasta el 16 de enero de 1978. El 12 de noviembre de 1976 fue ascendido por “merito extraordinario” a oficial principal, por decreto Nº 2379/76.

En un informe anual de calificación del 31 de octubre de 1976 al 31 de octubre de 1977, se afirma que cumple función de “sumariante subversivo” (desde el 01/01/1976). El juicio que le merece su desempeño a la superioridad no deja lugar a dudas; “brillante,  pese a su juventud demuestra firmeza de carácter y ejercicio del mando es cumplido inteligentemente”. En 1978 fue destinado a la Brigada de Investigaciones de Sáenz Peña, en la comisaría segunda, hasta 1987, fecha en la que fue nombrado Comisario en Villa Ángela, cargo que ejerció durante 8 meses.

 

 

EDICIÓN IMPRESA