26/10/2017 EL PAÍS

De Vido se entregó a la Justicia luego de ser desaforado

El oficialismo consiguió el quórum para avanzar con la quita de los fueros en una sesión exprés mientras casi en paralelo se montaba un inusual operativo de seguridad para dar con el paradero del exministro que concurrió hasta Comodoro Py para quedar detenido. Desde el FpV, no dudaron en calificar el hecho como una “persecución contra la oposición” y señalaron que se viven tiempos de una “democracia de baja intensidad”.

img La sesión de ayer de la Cámara de Diputados en la que se resolvió el desafuero y habilitación para la detención de Julio de Vido.

Como se auguraba hace días, el oficialismo consiguió ayer el quórum en la Cámara de Diputados para lograr el desafuero de Julio de Vido.

El trámite legislativo fue corto, con 176 votos a favor y una abstención, la Cámara baja finalmente decidió el desafuero por los procesamientos y pedidos de detención por malversación de fondos y defraudación al Estado. La abstención pertenece al cordobés Juan Manuel Pereyra (Concertación-FORJA), quien argumentó: "No están dadas las condiciones constitucionales de defensa en juicio y no quiero ser cómplice con mi voto de violar la independencia de otros Poderes".

De esta manera y, en medio de una sesión histórica, ya que es la primera vez que Diputados vota desde el advenimiento de la democracia el desafuero por corrupción, el bloque oficialista Cambiemos llegó a los dos tercios necesarios con el respaldo de los diputados del Frente Renovador, del Justicialismo, del Frente Misionero, del GEN, Frente Cívico de Santiago, la Izquierda y Compromiso Federal, de los hermanos Rodríguez Saá.

Sobre De Vido pesaban dos pedidos de detención, uno efectuado por el juez federal Luis Rodríguez en la causa por supuesta malversación de fondos en la mina de Río Turbio. El otro fue por Claudio Bonadio en la investigación por presuntos sobreprecios en la compra de gas licuado natural. "Los fueros deben existir para proteger la tarea parlamentaria, pero no para eludir la acción de la Justicia", sostuvo Pablo Tonelli, presidente de la Comisión de Asuntos Constitucionales, en un recinto casi vacío.

Luego de que la Cámara de Diputados aprobara su desafuero, De Vido se presentó en Comodoro Py ante el juzgado a cargo de Luis Rodríguez, quien tiene la causa por presuntas irregularidades en las obras de remodelación de la mina de carbón de Río Turbio, Santa Cruz. Luego fue también notificado de su procesamiento con prisión preventiva en la causa por supuestos sobreprecios en la importación de gas natural licuado (GNL), que tiene el juez Claudio Bonadio.

El abogado de Vido, Maximiliano Rusconi, afirmó en diálogo con C5N que la defensa hizo “lo imposible por reservar el espacio de dignidad” del ex funcionario y por eso se entregó en Comodoro Py. A pesar de que De Vido no estaba en su domicilio, el Gobierno envió igualmente a la Gendarmería en busca de una foto que reemplace la de su arresto.

En el juzgado de Rodríguez, De Vido fue sometido a declaración indagatoria y, si bien no respondió preguntas, hizo un breve descargo en el que apuntó a la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, y al presidente, Mauricio Macri, por lo que consideró "el show" de su detención. Acompañado por sus abogados, Gabriel Palmeiro y Maximiliano Rusconi, De Vido se remitió al descargo escrito que ellos habían presentado el lunes pasado en el que habían pedido su sobreseimiento y habían manifestado que el objetivo de la causa es político.

Tras la indagatoria, el exministro fue trasladado al Hospital Penitenciario Central de Ezeiza para ser sometido a una evaluación médica y psicológica. Decidido a evitar el espectáculo mediático que el Gobierno pudo montar con otros detenidos, rechazó ponerse un casco y solo aceptó usar un chaleco antibalas bajo su pullover. También rechazó bajar por los ascensores de Comodoro Py debido a las cámaras instaladas allí.

Después de que culminen las revisiones médicas, se definirá si permanece en el Penal de Ezeiza o es trasladado a Marcos Paz. (Fuentes: Ámbito y Página/12)

 

 

EDICIÓN IMPRESA