05/06/2018 DERECHOS HUMANOS
LEGALIZACIÓN DEL ABORTO

Culminó el debate en la Legislatura chaqueña

El proyecto de ley impulsado por los legisladores provinciales Daniel Trabalón y Aurelio Díaz junto a su par Gladis Cristaldo proponía realizar un debate local sobre el proyecto nacional para despenalizar y legalizar la Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE).

img

El argumento tuvo lugar en el marco del 28 de mayo, día internacional por la Salud de las Mujeres, y replicaba la misma metodología que el Congreso de la Nación, con ponencias de cinco minutos de cualquier persona que deseara sentar una postura. 

El debate local inició el viernes y terminó ayer, con más de 100 exposiciones y material entregado. Hoy, es la fecha oficial para que el equipo legislativo chaqueño enviara cada testimonio presentado para sumar al debate nacional.

Por parte de las personas que se expresaron en contra del proyecto de ley, sobresalieron los argumentos biologicistas y religiosas, los videos aberrantes. De la casi veintena de varones que expusieron, sólo el exdiputado Carlos Martínez se expresó a favor del aborto legal. También se destacaron por sus posicionamientos: la gran mayoría habló desde una mirada tradicional de la medicina, la abogacía y la religión. Sus frases destacadas de la última jornada fueron: “A las indigentes se las empuja a abortar”; “el sufrimiento se lo tienen merecido”; “el consentimiento es un papel sencillo y que desliga (a las mujeres) de responsabilidades”; “tarde o temprano, van a sufrir”; “este es un debate sobre soberanía nacional”; “hay violaciones sencillas que no merecen aborto”; “el fallo FAL lo arruinó todo”; “para las feministas, a los cinco meses el niño como una gelatina hace ‘plin’ y es persona”.

Desde las exposiciones a favor de la ley, hubo una multiplicidad de voces: artistas, abogadas garantistas, médicas, funcionarias, referentes de organizaciones de base, colectivos de lesbianas, activistas trans, trabajadoras sociales, sindicalistas, audiovisualistas y comunicadoras, docentes, entre otras.

Al cierre, una de las expositoras autodenominadas defensoras “de las dos vidas”, elevó una denuncia por supuestos malos manejos de los legisladores que impulsaron la jornada para intentar suspender el envío del material al Congreso de la Nación. Quien respondió catedráticamente fue la diputada Gladis Cristaldo, explicando que los procesos fueron los más trasparentes, respetuosos y equitativos posible. “Nunca ocultamos nuestro posicionamiento a favor, pero dimos lugar a todas las voces y quienes no están acá hoy son los diputados que la representan a usted, señora”, lanzó Cristaldo ante las acusaciones.    

 

FRAGMENTOS

Lourdes Polo Budzovsky:

“Católicas por el Derecho a Decidir”

 

“Hoy vengo a reflexionar acerca de la relevancia que adquieren los juicios morales y religiosos sobre la vida, la salud y la integridad de millones de personas, en particular de las personas con capacidad de gestar. Porque las católicas también decidimos, las católicas también abortan. Pues el aborto no es infalible para la Iglesia Católica. Ser católica y feminista no es una contradicción. Tampoco lo es defender el derecho a decidir”.

“Solo vengo a recordarles a los diputados y diputadas que no se puede legislar a una sociedad que es plural y diversa desde las creencias personales y religiosas, mucho menos pretendiendo agradar a los sectores conservadores imponiendo desde la legalidad nuestra propia moralidad a otras personas”.

“Necesitamos ser un Estado plenamente laico que reconozca el derecho humano a decidir. La jerarquía católica no debe influir en las políticas públicas, limitándolas a las mujeres y personas con capacidad de gestar la disponibilidad de los servicios de Salud Pública en general y reproductiva en particular”.

“No me es fácil ser mujer en una sociedad donde las instituciones religiosas han impuesto la heteronorma, mucho menos ser católicas y feministas y, siendo parte de esa gran mayoría de católicos que defendemos la primacía de conciencia que nos enseña la catequesis, (que se remite) a que cada persona debe seguir su propia conciencia y respetar el derecho ajeno de hacer lo mismo”.

 

Norma Wynarczyk

Psicóloga – Psicoanalista

 

“Me sentí comprometida a tomar hoy la palabra en este espacio colectivo, en un acto de producción de testimonio”.

“Sabemos que cada época responde a mandatos discursivos y consignas que producen un orden social, pero también que en todas las épocas hay una pluralidad de voces, un interdiscurso que ocupa un lugar periférico frente al orden hegemónico que guarda un ‘silencio epistémico’. Se ocultan imágenes del mundo, de la vida y de las historias de mujeres y varones muy distintas a la historia oficial y de las elites.

“Hay conocimientos destruidos o subalternizados que, sin embargo, encuentran el modo de hacerse públicos, son enunciaciones hechas por sujetos marginalizados o sometidos por las instituciones socioculturales, económicas, religiosas y políticas. Por ejemplo, hasta no hace mucho o en la actualidad incluso, faltan estadísticas de violaciones, muertes por legrados, lesiones por violencia con abuso de jerarquía, torturas que se encubren bajo diversos diagnósticos, es ese el ‘silencio epistémico’ que genera el poder”.

“Éstas no son experiencias privadas, son actos políticos silenciados”.

"No es el concepto de VIDA lo que está en discusión, con él tienen muchas dificultades la ciencia, la ley y la religión: se dan bendiciones ante la pena de muerte, a las armas de guerra, a los jóvenes que van a Malvinas, la eutanasia, la muerte digna”.

EDICIÓN IMPRESA