19/11/2017 EL PAÍS
INFORME DEL CONICET AL EJECUTIVO

“Cualquier emisión electrónica de voto violaría la Constitución”

En un extenso análisis, aseguraron que no es recomendable que en el corto plazo se implemente un tipo de votación mediada por máquinas. Consideran que hay falencias en los sistemas, a los que no ven con la calidad necesaria en materia de seguridad e integridad.

img Para los investigadores, no existe evidencia de que sea factible utilizar un dispositivo electrónico sin comprometer requerimientos fundamentales del voto, en particular, garantizar el secreto.

Luego de la polémica que se desató en la semana en redes sociales ante la no publicación de un informe que habían solicitado desde el Poder Ejecutivo sobre el voto electrónico, finalmente el Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (Conicet) subió a su web el documento, en el que recomienda que no se implemente en el corto plazo ninguna manera de votación mediada por la tecnología.

"Se recomienda no avanzar en el corto ni mediano plazo con la implementación de un sistema electrónico para la etapa de emisión de voto", sintetiza el centro de investigaciones en la página 45 del informe (que se puede consultar completo al final de esta nota).

Además de indicar que no debería implementarse en el corto ni en el mediano plazo esta manera de votación, el informe sugiere "fomentar el desarrollo de RR. HH. y capacidades técnicas, e iniciar un plan de investigación que pueda aportar evidencia teórica y empírica de que los riesgos de este sistema puedan ser controlados".

"Los factores de complejidad y confianza antes mencionados implican esfuerzo y programas a largo plazo, dado que deben fortalecerse capacidades y lograrse niveles de madurez que permitan desarrollar sistemas con la calidad necesaria particularmente, en lo referido a aspectos de seguridad e integridad", remarcó el Conicet.

 

LOS RIESGOS

Los investigadores definieron niveles de criticidad a cada etapa de un posible sistema electrónico de votación. Lo hicieron en base a colores símil semáforo: el verde no tiene riesgos o compromisos en el sistema; el amarillo donde no están comprometidos los principios fundamentales del voto y los riesgos pueden corregirse en el escrutinio definitivo; el naranja, donde “existen riesgos moderados de alterar el resultado de la elección, sin que esto pueda ser detectado y/o corregido”; el rojo, donde “existe un alto riesgo de comprometer los principios fundamentales del voto y de alterar de forma indetectable el resultado de la elección”. Ningún aspecto de un sistema electrónico tiene color verde.

El informe identifica riesgo amarillo en la comunicación de los resultados y en la generación de documentos (las actas, certificados y telegramas del escrutinio). El conteo ya tiene un naranja donde, según el informe, se eleva el riesgo si además se vota con computadoras.

La emisión del voto tiene un rojo, es decir, un alto riesgo de que se pueda modificar la elección sin que se pueda detectar. El informe es taxativo: “No existe evidencia en la actualidad de que sea factible utilizar un dispositivo electrónico en esta fase del proceso de votación sin comprometer requerimientos fundamentales del voto, en particular, garantizar el secreto”. Por ende, cualquier emisión electrónica de voto violaría la Constitución. “El uso de un dispositivo, con o sin registro en papel, al momento de emisión del voto introduce oportunidades de ataque contra el secreto del voto”, agregan.

 

 

EDICIÓN IMPRESA