29/09/2018 INFORMACIÓN GENERAL

Cooperativa Inimbó: “El rubro textil está siendo muy castigado”

El titular de la Cooperativa Inimbo, asociado a la Red de Cooperativas Textil, Ramón Ayala, brindó detalles sobre las funciones que realizan dentro de la Red y se refirió a la actual situación que atraviesan las empresas recuperadas del sector textil.

img “Todavía no podemos decir que nos mantenemos con nuestra producción”. Gentileza

Días atrás, el Municipio de Resistencia mantuvo una reunión informativa con la Red Textil de Cooperativas, con quienes analizó los trabajos de  confección de uniformes que se llevan adelante para empleados municipales.

A raíz de esto, el titular de la Cooperativa Inimbo de la ciudad, involucrada en la elaboración de los trabajes, Ramón Ayala, brindó detalles sobre las funciones que vienen realizando dentro de la Red y se refirió a la actual situación que atraviesan las empresas recuperadas y el sector textil.

“Somos socios de la Red Textil y nos dedicamos al rubro de tejeduría”, señaló en diálogo con Radio Facundo Quiroga y agregó: “En la actualidad estamos subsistiendo, no nos mantenemos con nuestra producción porque el rubro está siendo muy castigado por la crisis pero si salimos a flotes con las cuentas”.

El referente aseguró que “cada socio debe tener otra actividad económica para solventar a sus familias”, a pesar de las ventas son continuas ya que la cooperativa se dedica a la producción en pequeña escala. “Vendemos a las cooperativas por ejemplo asamblearias y la que están en Capital Federal, muchas cooperativas de Rosario, también a artesanos que hacen el rubro de prendas con nuestras tejidos en Córdoba, Misiones y ahora nos piden desde San Juan, lo que es bueno pero todavía no podemos decir que nos mantenemos con nuestra producción”, agregó.

Inimbó cuenta con diez socios y se dedica producción de algodón 100 %, enfocada a la industria algodonera, la mayor fabricación de tejido lo hacen con la desmotadora. “Hacemos lo que es la cobertura plana para el fardo y las puntas para los mismos, también brazas y fibras, tejido artesanal que se vende revendemos a los emprendedores y cooperativas que se dedican a la confección de prendas artesanales”, mencionó.

Ayala explicó que “la Red trabaja en grandes cantidad con los municipios y se reparten entre las cooperativas para hacer equis confección”. “Somos 60 empresas recuperadas, entre las que se reparten las confecciones, hay cooperativas que únicamente hacen el corte, otras pantalones y otras camisas y eso se articula a través de la Red para cumplir con los pedidos”, dijo.

Para la Municipalidad de Resistencia, confeccionaran en conjunto con la cooperativa de Buenos Aires 2395 uniformes. Por ahora, Inimbó se encuentra confeccionando los encastres de cunitas para el Municipios de Avellaneda. “Es la forma que encaramos con los municipios porque así nos sostenemos económicamente”, manifestó.

Ayala remarcó que para un futuro buscarán participar “con las demás cooperativas en la realización de remeras más livianas para la próxima licitación del Municipio”, además de contar con la expropiación de su lugar de trabajo.

“Esperamos que la gestión de Gobierno pague la expropiación para ser de hecho y por derecho dueños del lugar donde trabajamos”, enfatizó y añadió que “dialogaron con el intendente, Jorge Capitanich, para que “una vez que consigamos ser dueños, queremos hacer un centro de formación textil como lo hacen en Salta y La Rioja, nosotros tenemos la capacidad y el lugar para tener un centro de capacitación”.

 

 HISTORIA

A raíz de la crisis industrial la empresa Chacotex, cierra sus puertas en junio de 1992, dejando a sus empleados en la calle. Buscando dar respuesta a esta situación los ex trabajadores, deciden conformar una cooperativa.

Inimbo significa “hilo” en guaraní. El nombre surgió debido al origen correntino de dos de los tres socios fundadores de la cooperativa y como resultado de una conversación con un compositor litoraleño correntino, “Pocho” Roch.

Se está pensando diversificar el proceso de producción a la fabricación de pabilo y gasa hidrofilia para ampliar el mercado. Si bien cuenta con las instalaciones y maquinarias mínimas necesarias, se requiere de actualización y modernización tecnológica y de una base de capital de trabajo que permita mejorar las instalaciones.

 

 

 

EDICIÓN IMPRESA