24/01/2018 EL MUNDO
BRASIL

Confirmaron la condena a Lula Da Silva

Ayer por la tarde, se conoció la sentencia en segunda instancia en el juicio por corrupción en el que se juzgó al expresidente. El tribunal ratificó la condena, aunque los especialistas descartaron que pueda ir preso.

img

El expresidente de Brasil Luiz Inácio Lula da Silva fue condenado ayer por un tribunal de segunda instancia, por supuesta corrupción pasiva y lavado de dinero.

El exfuncionario fue sentenciado de forma unánime por el Tribunal Regional Federal de la 4ª Región (TRF-4), conformado por los jueces Joao Pedro Gebran Neto, Leando Paulsen y Victor Luiz dos Santos Laus.

La defensa de Da Silva y la mayoría de los juristas descartaron que el exmandatario vaya a prisión de forma automática y esto solo ocurrirá después del análisis de todos los recursos.

La condena se basó en un apartamento en una playa de São Paulo que habría sido regalado al exmandatario por una empresa que hacía negocios con su gobierno (2003-2010). Sin embargo, esa propiedad nunca ha estado a nombre de Da Silva, destacó Telesur.

El juicio al exmandatario ha sido señalado como una estrategia de las élites para detener la su candidatura presidencial. Este se constituye como una de los referentes de la izquierda de toda América Latina, y favorito en las encuestas electorales.

Tras la argumentación de los abogados, los jueces encargados del caso deliberaron en dos partes. La primera constó de una discusión de las preliminares sobre las intervenciones y la segunda fase son las pruebas en relación a las acusaciones y la votación.

 

LOS ARGUMENTOS

 

Las acusaciones contra Da Silva se basan en una supuesta propiedad obtenida como coima por parte de la constructora OAS para favorecer contratos millonarios con Petrobras. Según señalaron, se trata de un apartamento de playa ubicado en São Paulo. Sin embargo, esta propiedad no está a nombre del exfuncionario, sino de la constructora que compró el apartamento a la cooperativa Bancoop cuando ésta se declaró en bancarrota.

El juez federal Sergio Moro sentenció en primera instancia a nueve años y medio de prisión al exmandatario. Y en esta segunda instancia, el juez João Pedro Gebran Neto fue el primero en intervenir y votó en su contra, además de sugerir que al expresidente se le aumente la condena a 12 años y un mes de prisión.

La segunda intervención fue realizada por el juez Leandro Paulsen, quien sostuvo que "da igual lo alto que uno esté, la ley está todavía más alta que usted". Sumó su voto en contra del exlíder y apoyó su enjuiciamiento por corrupción.

 

LA DEFENSA

 

Cristiano Zanin, abogado defensor de Da Silva, argumentó que los fiscales brasileños trataron desde el principio al expresidente como culpable y consideró que esta acción es un "abuso a sus derechos", ya que "hay ausencia de pruebas".

Explicó que "no hay pruebas para identificar la denuncia, por ende tiene que ser denegada, lo que conllevaría a la nulidad del proceso".

Asimismo, aseguró que el juez Moro, responsable del caso Petrobras en la primera instancia judicial, "tiene un proceso judicial nulo, que generó una sentencia nula porque no hay evidencia de inmuebles y autos (...) no hay nada que pueda demostrar que el expresidente haya recibido estas propiedades".

El abogado de Da Silva añadió que para estas acusaciones se tiene que tener "pruebas y nexos" con la empresa y funcionarios que presuntamente estén involucrados, "pero no hay pruebas de eso".

 

“NO HE COMETIDO

NINGÚN DELITO”

 

Por su parte, antes de conocer su sentencia, Da Silva se pronunció a través de su cuenta personal de Twitter y agradeció a "los brasileños que están aquí conmigo. Los compañeros del MST, el levantamiento Popular. Un beso en el corazón".

"Estoy muy tranquilo y estoy con la conciencia de que no he cometido ningún delito", dijo y añadió: "Hay solo una cosa que me sacará de las calles de este país y será el día que yo muera. Hasta entonces, estaré peleando por una sociedad más justa. Sea cual sea el resultado de la prueba, sigo en la lucha por la dignidad de las personas en este país".

EDICIÓN IMPRESA