23/10/2017 EL PAÍS

Con el nuevo Congreso, se asoman las reformas

Con los resultados a favor del oficialismo en el territorio nacional, Cambiemos suma votos para las reformas que pretenden implementar. Entre ellas, la reforma de la Reforma Previsonal; la Ley de Medios M, la baja de la Edad de imputabilidad (Régimen Penal juvenil), y la ley de flexibilización laboral.

img

 

 

 

El nuevo Congreso que asumirá en diciembre fortalecerá a la gestión del oficialismo. Las elecciones legislativas consagraron un amplio margen al Gobierno en las urnas a nivel nacional y dan luz verde a Mauricio Macri para avanzar con una batería de reformas.

En el corto plazo los objetivos legislativos del interbloque Cambiemos, donde confluyen el PRO, la UCR y la Coalición Cívica, se centrarán en la agenda económica que necesita la Casa Rosada para finalizar el 2017. En el horizonte aparecen la ley de Presupuesto 2018, de Responsabilidad Fiscal, reforma impositiva, del Impuesto al Cheque, de Responsabilidad Penal Empresaria y un revalúo del Impuesto a las Ganancias para empresas.

Tras estos comicios, el oficialismo en la Cámara de Diputados se acercaría a las 105 o 106 bancas. En el Senado, el Frente para la Victoria puso en juego 15 bancas, de las 24 que deben renovarse, y arriesga la mayoría propia de 41 escaños. Cambiemos posee sólo 15 senadores y podría extenderlas a 25. Con el ingreso de Cristina de Kirchner a la Cámara alta, se prevé una fractura en el peronismo. La bancada del kirchnerismo puro quedaría en no más de 12 senadores.

Entre la batería de proyectos que se prevén debatir se detallan: la Reforma Previsonal; la Ley de Medios M, la baja de la Edad de imputabilidad (Régimen Penal juvenil), y la ley de flexibilización laboral.

La cantada reforma laboral que se avecina no pasaría necesariamente por el Congreso. El Gobierno cree que los cambios en las relaciones laborales no son materia de discusión legislativa y pretende avanzar en su aplicación directamente en las negociaciones colectivas. Aunque el Gobierno eludirá al Parlamento, la oposición y los sindicatos buscarán imponer su rechazo a través de la presentación de varias leyes contra la reforma laboral. El oficialismo tendrá la suficiente espalda para frenarlas.

 

 

EDICIÓN IMPRESA