26/07/2018 EL PAÍS

Cayó el empleo en mayo y las perspectivas son desalentadoras

Los datos proporcionados por el Sistema Integrado Previsional Argentino (SIPA) y difundidos por el Ministerio de Trabajo reflejan que durante el quinto mes del año disminuyeron 16.900 puestos laborales. Sin embargo, se vislumbra una mejora en comparación con el mismo mes de 2017.

img De abril a mayo, se destruyeron 16.900 puestos de trabajo. Gentileza.

En un exhaustivo informe publicado ayer por El Cronista, reproducida por Chaco Día por Día, se conoció la proyección de los índices de empleo a nivel país. Los números muestran una caída en el mercado laboral en mayo y las expectativas a corto plazo son pesimistas.

Si bien en las comparaciones interanuales el empleo está por encima de 2017, en el quinto mes del año (y por segundo consecutivo), se destruyeron 16.900 puestos de trabajo respecto de abril.

 

AUMENTÓ EL DESEMPLEO

Los datos sobre el empleo mostraron una fuerte caída en mayo respecto de abril, al registrarse 16.900 puestos menos (en términos desestacionalizados), en medio de un panorama de incertidumbre por la crisis económica y un desplome en las expectativas empresarias de nuevas contrataciones.

En el quinto mes de 2018, el total de trabajadores registrados en la economía bajó a 12.255.600, según surge de los registros del Sistema Integrado Previsional Argentino (SIPA) difundido por el Ministerio de Trabajo.

Del ese total, casi el 51% desarrolla su actividad laboral en el sector privado en relación de dependencia, casi un 26% en el sector público, un 16% son cuentapropistas, un 3,9% son trabajadoras de casas particulares y un 3,3% se registraron como monotributistas sociales.

En todas las modalidades de registro el empleo se contrajo en mayo y sumó una caída de 16.900 empleos respecto de abril. De ese total, se computó una caída de 5.900 empleos en el sector privado asalariado, 4.900 en la administración pública (en todos los niveles) y 2.900 monotributistas sociales menos.

El registro de los cuentapropistas también cayó: se cuentan 1.100 monotributistas y 1.800 autónomos. En las casas particulares, en tanto, se registraron 300 trabajadoras menos que en abril.

LOS SECTORES CON

MAYORES CAÍDAS

Entre las ramas del sector privado que más sintieron el cimbronazo de la crisis económica, con mayo como primer mes fuerte del impacto de la corrida cambiaria (que comenzó el 25 de abril), fueron la industria manufacturera, que registró 3.400 empleados menos que en el mes previo (y que acumula poco más de 82.000 empleos menos que al momento de asumir Mauricio Macri), seguida por servicios comunitarios, sociales y personales (-1200 empleos ó -0,3%); Hoteles y restaurantes (-800 ó -0,3%); Servicios sociales de salud (-700 ó -0,2%), comercio y reparaciones (-700 ó -0,1%) y pesca (-200 ó -1,4%).

El rubro que sorprendió fue construcción, que registró en mayo 1.600 puestos menos que en abril. Este sector fue uno de los que apuntaló la creación de lugares de trabajo durante 2017, sobre todo impulsado por la obra pública.

Pero en el quinto mes de este año y con un horizonte de ajuste del gasto público, la actividad frenó su crecimiento (pasó de crecer a un ritmo superior al 10% a poco más del 4%) y eso impactó negativamente en el nivel de empleo.

Con estos resultados, mayo registró una contracción por segundo mes consecutivo en la cantidad de empleo y acumuló en los dos primeros meses del segundo trimestre una destrucción de 26.100 empleos.

PROYECCIONES POCO ALENTADORAS

En medio de un panorama de alta volatilidad, las proyecciones no son alentadoras. La Encuestas de Indicadores Laborales que la administración nacional realiza entre más de 3.000 empresas arrojó como resultado un desplome de las expectativas de nuevas contrataciones en el futuro, que tocaron casi el mismo nivel que después de la devaluación de enero de 2014 impulsada por el exministro de economía Axel Kicillof.

Según la lectura de la administración nacional, que se produzcan despidos depende de cómo evolucione la economía, ya que si se estabiliza el tipo de cambio y mejoran las condiciones macro podría significar una estabilización y no una destrucción de empleo.

 

 

 

 

 

EDICIÓN IMPRESA