07/07/2018 POLICIALES

Caso Cindrich: el Comité contra la Tortura ratificó el pedido de perpetua para los policías

En la Cámara del Crimen Nº 1 de Sáenz Peña, se desarrolló ayer la audiencia de alegatos luego de que el STJ anulara la condena a perpetua "por tortura seguida de muerte" contra los policías que torturaron hasta matar al joven Víctor Cindrich y ordenara fijarles una nueva pena. Como querellante, el organismo pidió que se sostenga la imputación original.

img

El Comité de Prevención de la Tortura, Otros tratos y Penas Crueles, Inhumanos y/o Degradantes (CPTCh) se presentó en la audiencia que se llevó a cabo en la Cámara Primera en lo Criminal, Sala Unipersonal a cargo de Horacio Simón Oliva, en la ciudad de Sáenz Peña, para producir los alegatos conforme a la nueva calificación ordenada por la Sala Segunda en lo Criminal y Correccional del Superior Tribunal de Justicia en el marco del Expediente N° 2829/14-6 “Méndez, López, Gallardo, Dorado, Toledo, Struciat s/tortura seguida de muerte y encubrimiento”, más conocida como Causa Cindrich.

El CPTCh fue querellante en la causa, insistiendo desde el principio en la calificación de “tortura seguida de muerte”, y se opone a calificaciones penales menos gravosas a los seis policías condenados, por lo que recurrió a la Corte Suprema de Justicia de la Nación dejando en claro que este improcedente encuadre legal incumple con el mandato internacional de calificar y sancionar adecuadamente el crimen de tortura. Vale recordar que también la participación de la Fiscalía de Derechos Humanos y del doctor Eduardo Troján como querellante en representación de la familia de la víctima.

Desde el Comité, se observa con preocupación la “creciente legitimación de crímenes aberrantes llevados a cabo por funcionarios policiales y penitenciarios, permitiendo impunidad para unos pocos y vulnerabilidad para muchos”.

LA TORTURA QUE NO FUE TORTURA PARA EL STJ

En marzo de  2017, los agentes Ernesto Catalino López, Héctor Fabián Méndez, Diego Juan Gallardo, Alfredo Fabián Dorado fueron condenados a prisión perpetua por la Cámara Primera en lo Criminal de Sáenz Peña al hallarlos culpables del delito de “tortura seguida de muerte”. Fue la primera vez que policías en actividad fueron condenados por ese delito. Sin embargo, la Sala Penal del STJ decidió modificar la calificación y determinó que se les fije una nueva condena respecto al delito de “vejaciones agravadas por el uso de violencia y con fines de venganza y homicidio preterintencional, en concurso real”. La pena para ese delito va de dos a nueve años de cárcel. Con el tiempo que llevan detenidos, los cuatro podrían quedar en libertad.

Otros dos agentes, Rafael Toledo y Natalio Struciat, habían sido condenados a cinco años de prisión por el delito de “encubrimiento agravado” pero los ministros Valle y Toledo resolvieron rebajar la calificación a la de un simple “encubrimiento” por el cual también deberán fijarles una nueva condena.

EL HECHO

“Kakú”, como conocían todos a Víctor Hugo Cindrich en la localidad de Tres Isletas, fue detenido el 17 de septiembre de 2014 y trasladado a la comisaría local por un altercado con un vecino. En la comisaría, fue golpeado salvajemente y luego trasladado al hospital local “Jorge Vázquez” donde se constató que su muerte se produjo antes del ingreso al nosocomio.

En un primer momento, la versión policial dejó trascender que fue por un paro cardíaco. Sin embargo, poco después se conoció el acta de defunción firmada por el doctor Hugo Banegas donde se consignaba que falleció por un “politraumatismo de cráneo y hemorragia encefálica intracraneana” luego de recibir innumerables golpes de puño y patadas en la base del cráneo y también en el resto del cuerpo durante su paso por la dependencia policial.

 

EDICIÓN IMPRESA