18/03/2018 EL MUNDO

Brasil: Más de 36 concejales fueron asesinados desde enero de 2016

El femicidio de Marielle Franco, concejala de Río de Janeiro por el Partido Socialismo y Libertad (PSOL), activista de derechos humanos y líder del movimiento feminista, ha puesto sobre el tapete una cruda realidad: el caso de Marielle, crítica con la intervención del Ejército en cuestiones de seguridad en las favelas de la ciudad, es un crimen político que está lejos de ser una excepción en Brasil.

img

Según Nodal, un medio latinoamericano, una investigación independiente realizado por la web Congresso em Foco, señala que desde enero de 2016 han sido asesinados, durante el ejercicio de su mandato, 36 concejales por motivos políticos. Pero el número de víctimas sería mayor si se contaran a todos los exconcejales, candidatos, o familiares asesinados.

Los crímenes de estos concejales se han producido en 17 de los 26 Estados que conforman el país. La mayoría de las víctimas murieron por armas de fuego, como ocurrió con Marielle Franco.

El Estado de Ceará encabeza este macabro ranking: hasta siete concejales han sido asesinados allí. Le siguen con cuatro concejales asesinados cada uno, los Estados de Maranhão y Pará.

Ante esta realidad, el Gobierno brasileño no ha tomado medidas para proteger no sólo a concejales amenazados, sino también a activistas y demás militantes de cualquier causa. Según un reportaje difundido el jueves por el diario O Estado de Sao Paulo, el Gobierno ignoró los avisos de las Naciones Unidas sobre amenazas y asesinatos que afectan al menos a 17 activistas de derechos humanos en Brasil.

 

EDICIÓN IMPRESA