08/10/2018 EL MUNDO
ELECCIONES BRASIL

​ Bolsonaro se impuso con comodidad, pero habrá balotage

El candidato de ultraderecha se impuso en la primera vuelta con un impactante porcentaje de los votos: obtuvo el 46,5 por ciento y quedó cerca de la mayoría absoluta necesaria para evitar el balotage. En segundo lugar finalizó Fernando Haddad, del PT (Partido de los Trabajadores), que logró el 28,7 por ciento y consiguió su lugar en la segunda vuelta del 28 de octubre.

img GENTILEZA

 

 

 

AL BORDE DEL FASCISMO

Casi 48 millones de votos obtuvo el ultraderechista Jair Bolsonaro, que se impuso con un 46,46 por ciento las elecciones presidenciales celebradas ayer en el país vecino. Con el 98 por ciento de las urnas escrutadas, Bolsonaro quedó al borde de una victoria en primera vuelta, para lo que necesitaba el 50 por ciento de los votos.

Los datos del Tribunal Superior Electoral (TSE) situaron en segundo lugar, con 28,69 por ciento, a Fernando Haddad, del PT y escogido candidato en sustitución de Luiz Inácio Lula da Silva, quien fue arrestado y proscripto para la elección.

Como Bolsonaro, el postulante xenófobo, misógino, homofóbico y apologista de la dictadura militar, no logra superar la barrera del 50 por ciento, definirá las elecciones en una segunda vuelta el próximo 28 de octubre frente a Haddad, quien aparece muy distanciado del tercero, el laborista Ciro Gomes, que tiene un 12 por ciento.

La posibilidad de la segunda vuelta fue anticipada por una encuesta a pie de urna divulgada tras el cierre de las mesas por el instituto Ibope, que le adjudicó a Bolsonaro un 45 por ciento de los votos válidos, frente al 28 que habría obtenido Haddad.

 

SEGUNDA VUELTA

“Se decide hoy”, dijo tras votar Bolsonaro, a pesar de las encuestas que pronosticaban el escenario de ballotage. Con el pulgar levantado, declaró sonriente: “¡El 28 vamos a la playa!”, en referencia al día previsto para la segunda vuelta. Haddad, por su parte, se mostró confiado en que habrá segundo turno.

 

DURO REVÉS

La expresidente, Dilma Rousseff quedó cuarta en las elecciones por un escaño en la cámara alta en el estado de Minas Gerais. El Partido de los Trabajadores tampoco logra ingresar senadores por Rio de Janeiro, y San Pablo.

Las tendencias que marcaban un duro golpe para el Partido de los Trabajadores, el cual se terminó conformando en los estados más importantes del país. El más resonante fue la derrota de Dilma Rousseff, quien quedó cuarta en los comicios para senadores por el estado de Minas Gerais, ya sin posibilidades de obtener un escaño.

 

EDICIÓN IMPRESA