19/12/2017 EL PAÍS
ASALTO DE LEY

El macrismo consiguió aprobar el ajuste a las jubilaciones

En un marco de protestas y represión y con el rechazo generalizado de buena parte de la sociedad en una multitudinaria movilización nacional, en la madrugada de este martes la Cámara de Diputados aprobó la ley de reforma oficialista con la cual el macrismo formaliza el ajuste de las jubilaciones con 128 votos a favor. En contra votaron 116 diputados y dos se abstuvieron. La represión dejó un saldo de más de 60 heridos y centenares de detenidos. A las manifestaciones vespertinas, caída la noche se sumaron cacerolazos en varias ciudades del país, Resistencia incluída.

img

Luego de más de 17 horas de debate  en una jornada que pasará a la historia por la masiva manifestación popular de rechazo al ajuste macrista, el fenomenal recorte del hecho en invisibilización por parte de la prensa corporativa, que hizo foco en los choques entre la policía y grupos minoritarios, Cambiemos aprobó por 128 votos a favor frente a 116 en contra, el proyecto de reforma previsional y logró imponer el ajuste a jubilados, pensionados, beneficiarios de la Asignación Universal por Hijo (AUH) y ex combatientes. De acuerdo al Centro de Economía Política Argentina con el cambio en el cálculo de aumento de la jubilación, el haber mínimo perderá unos 900 pesos por mes en 2018 y el bono por única vez que se espera otorgue el gobierno alcanzaría unos 700 pesos en el mejor de los casos.

La sesión comenzó con serias dificultades cuando las fuerzas de seguridad de la ciudad de Buenos Aires iniciaron una brutal represión que terminó en una batalla campal con manifestantes en la Plaza de los Dos Congresos y luego en la avenida 9 de Julio. Mientras las piedras y la represión se llevaban la atención de los medios masivos, organizaciones sociales y sindicales se movilizaron y colmaron la Plaza del Congreso y sus alrededores. Los dirigentes destacaron que “se amplió la base social de la protesta”.  Movilizaron sectores de la CGT, como la Unión Obrera Metalúrgica, con sus seccionales del conurbano y San Lorenzo; delegaciones de las regionales cegetistas, como la de Rosario; todos los gremios de la Corriente Federal (bancarios, gráficos, docentes del Sadop, curtidores); los gremios de las dos CTA, como Ctera, Asociación de Trabajadores del Estado, el sindicato del Neumático, entre otros; también seccionales de Luz y Fuerza, del Sipreba (trabajadores de prensa), taxistas (los de la CTA), los telefónicos, ladrilleros, aceiteros, entre otros.Marchó también todo el arco de los movimientos sociales –completo– y el movimiento cooperativo –aquí hay que listar desde las empresas recuperadas del MNER hasta las cooperativas de trabajo nacidas de los programas de construcción de viviendas, creadoras de la CNCT–.

El anuncio del “paro total de actividades” que realizó la Confederación General de Trabajadores (CGT) durante la mañana de ayer representó un dato y un mensaje político contundente contra el ajuste previsional que busca el gobierno nacional. Sin embargo, ese hecho se fue diluyendo durante la tarde de ayer cuando la Unión Tranviarios Automotor (colectiveros) anunció –contradiciendo su postura de la mañana– que no adhería a la medida de fuerza.

La estrategia del oficialismo para la sesión de ayer comenzó con la convocatoria de trece gobernadores a apoyar la reforma previsional. Originalmente, la idea era que participaran de una conferencia de prensa en el Congreso junto con el jefe de Gabinete, Marcos Peña, el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, y del Interior, Rogelio Frigerio. Hubo un cambio de planes de último momento y los gobernadores decidieron no dar una conferencia de prensa, sino sacarse una foto con los funcionarios. Los que participaron del convite macrista fueron los oficialistas Gerardo Morales (Jujuy), Gustavo Valdés (Corrientes), Horacio Rodríguez Larreta (Ciudad de Buenos Aires), María Eugenia Vidal (Buenos Aires), y los peronistas afines Juan Manuel Urtubey (Salta), Gustavo Bordet (Entre Ríos), Sergio Casas (La Rioja), Juan Manzur (Tucumán), Domingo Peppo (Chaco), Rosana Bertone (Tierra del Fuego), Mariano Arcioni (Chubut), Hugo Passalacqua (Misiones), además de Alberto Weretilneck (Río Negro). Los acompañaron el radical Mario Negri y la líder de la Coalición Cívica, Elisa Carrió, junto con el titular de la Cámara baja, Emilio Monzó. Tras la foto de familia, se retiraron sin hacer declaraciones.

EDICIÓN IMPRESA