10/11/2017 EL PAÍS

Acuerdo a medias entre gobernadores y Macri

La reunión entre los mandatarios provinciales y el presidente para avanzar en la reforma para el ajuste fiscal que impulsa el gobierno nacional pasó a cuarto intermedio “por una semana” para continuar con la discusión de los ejes principales del paquete de medidas. Los únicos acuerdos; levantar los impuestos al vino y espumantes, y resolver el reclamo de la provincia de Buenos Aires por el Fondo del Conurbano.

img

Durante el mediodía de ayer, tuvo lugar en la Casa de Gobierno la “cumbre” entre el presidente Mauricio Macri , gobernadores y el Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, para la discusión del paquete de medidas que promueve el ejecutivo nacional de cara la reforma tributaria y fiscal y un ajuste en los gastos del Estado. No obstante si bien lo que primó fue el trato cordial y un ánimo colaborativo la reunión no culminó con anuncios de peso, y se decidió pasar a cuarto intermedio por una semana ”, según confirmaron los ministros de Hacienda, Nicolás Dujovne, y de Interior,Rogelio Frigerio.

Tampoco hubo una declaración conjunta de los gobernadores posterior a la reunión, como se había anunciado, ni la foto de rigor con los integrantes del gobierno nacional. Los dos únicos acuerdos de envergadura que pudieron exponer desde Nación son el pase a retiro del polémico proyecto de gravar el vino y las bebidas espumantes, el cual implicó críticas por parte de productores de Mendoza y Tucumán, entre otros, y un principio de consenso respecto del fondo del Conurbano. En relación a esto último Macri propuso la eliminación del artículo 104 de la ley del Impuesto a las Ganancias, que prevé la distribución de fondos, los cuales engrosarán el 64% que se coparticipa actualmente, por lo que según el cálculo que hacen en el Gobierno "las provincias no perderán fondos". Es así como la Nación se haría cargo del financiamiento y, cuando ese acuerdo se concrete, "la provincia de Buenos está dispuesta a retirar ese reclamo en la Corte Suprema", detalló Frigerio, quien remarcó que esta propuesta “no afecta los recursos de las provincias” y que -según dijo el funcionario.

Dujovne, por su parte, insistió en que hay “una propuesta de consenso fiscal” que implica “una ratificación del compromiso del gobierno nacional y las provincias en avanzar en un sendero firme y gradual hacia el equilibrio de las cuentas públicas”. Y pronosticó que las “provincias en los próximos años van a ver una mejora en su recaudación por el incremento de la masa coparticipable, el crecimiento económico y la ley de responsabilidad fiscal, que les va a significar grandes ahorros”. Consultado sobre la intención del Ejecutivo nacional de que las provincias reduzcan el cobro de impuestos, el ministro exigió que una “parte del superávit se destine a disminuir impuestos distorsivos, como los sellos y los Ingresos Brutos”.

 “EL AJUSTE IS COMING”

 Cabe recordar que envalentonado luego de su triunfo en las urnas el pasado 22 de octubre, el gobierno nacional tiene como objetivo implementar un ambicioso paquete de medidas restrictivas del gasto social y con más beneficios para el sector privado patronal así como los actores más concentrados de la economía ligados con las finanzas y las agroexportadoras. Allí afirmó entre otras cosas que "las empresas no pueden competir si no cuentan con las condiciones necesarias", sostuvo la necesidad de plantear una “línea de austeridad para lo que viene", y que las “las reformas implican que cada uno tengamos que ceder un poco". Ajuste puro y duro, sin fisuras.

EDICIÓN IMPRESA