12/08/2017 EL INTERIOR

A pesar de los cuestionamientos, sigue la obra en la cuenca Guaycurú Iné

Organizaciones ambientales señalaron que “La realización de obras sin el Proyecto Ejecutivo y la Ingeniería de Detalle es un grave error que pone en riesgo las obras que se ejecutan y la propia factibilidad y sustentabilidad del sistema de riego”. Sin embargo, el Ministerio de la Producción anunció que será inaugurada en 2018.

img

 

 

 

 

 

 

 

A pesar de los cuestionamientos realizados por organizaciones ambientales, la obra del Sistema de Riego de Guaycurú Iné sigue su curso. Así lo manifestó el ministro de Producción, Gabriel Tortarolo, quien recorrió la obra de manejo del agua de la cuenca Guaycurú-Iné, que se encuentra en un grado de avance del 70 % y que estaría finalizada en febrero, de no mediar ningún tipo de inconveniente de orden técnico o climático. “Se trata de la primera obra de estas características que tendrá la provincia de Chaco”, destacó el ministro.

Los trabajos en ejecución abarcan una superficie total de 39.090 hectáreas de tierras que recibirán agua para riego y para consumo animal, y que, en teoría, beneficiarían a un total de 731 productores de bajo hectariaje, de los cuales 530 se dedican a la agricultura y 201 a la ganadería.

“Actualmente, la obra registra un avance de ejecución del orden del 70 % y de no mediar ningún inconveniente, estará finalizada para febrero del año que viene”, dijo Tortarolo, quien el martes  realizó una recorrida por el lugar con los ingenieros Gerardo Panzardi, coordinador del proyecto Guaycurú-Iné y Mariano Raimondo, profesional que fue contratado para esta obra.

Tortarolo señaló que recorrió el “sitio ceo”, que es donde se haría la acumulación de agua a través del ingreso del río Bermejito. “También recorrimos las distintas obras de contención sobre el mismo río Guaycurú, que se encuentran en distintos grados de avance. Algunas de estas obras son de contención y otras de contención y bombeo”, explicó.

El funcionario dijo que también observaron los canales de distribución de agua denominados III y IV, donde se están soldando los caños y cómo se va haciendo la distribución.

Además, visitó los campos de algunos productores que serán beneficiarios con el proyecto. “Hablamos sobre las expectativas que tienen con respecto al proyecto. Consideramos desde el punto de vista productivo que es el primer proyecto sobre manejo del agua que tendrá la provincia y realmente va a ser muy importante la potencialidad que le dará a toda la región comprendida en esta iniciativa, que tiene una riqueza muy importante en los suelos”, subrayó el funcionario.

Tortarolo destacó que “con el aditamento de incorporar agua desde el punto de vista artificial, se va a apalancar la producción de toda la zona. Villa Río Bermejito y Pampa de Indio son los dos municipios que se verán afectados directamente con las obras que se están llevando adelante en el marco del proyecto Guaycurú-Iné”.

 

 

 

 

CUESTIONAMIENTOS A LA OBRA

La Fundación Encuentro por la Vida: Cultura y Democracia Ambiental alerta desde hace meses sobre las consecuencias del Proyecto de Refuncionalización del Sistema de Riego; ya que no cuentan con el Proyecto Ejecutivo y la Ingeniería de Detalle de la Obra de Embalse en el Sistema de Lagunas (en Villa Río Bermejito), que es la obra principal de todo el sistema de riego previsto para el Río Guaycurú”.

El Pliego de Licitación es muy claro respecto a la construcción de terraplenes cuando establece que se deben seguir “los planos que resulten de la elaboración del Proyecto Ejecutivo y de la Ingeniería de Detalle y de las órdenes de la Inspección”, sostiene uno de los informes de la Fundación.

“con más de doce certificados de obra pagados y con modificaciones sustanciales de la propuesta original, se sigue incumpliendo con el artículo 24 del pliego, que obliga a contar con el proyecto ejecutivo terminado y aprobado. La realización de obras sin el Proyecto Ejecutivo y la Ingeniería de Detalle es un grave error que pone en riesgo las obras que se ejecutan y la propia factibilidad y sustentabilidad del sistema de riego”, advierten desde la organización ambiental.

 

EDICIÓN IMPRESA